Friki Amigurumis y Ganchillos

Compartiendo amigurumis y ganchillo con el mundo

Puntos Básicos

punto bajo

¡Atención! ¡Página en construcción!

 

Yo comencé a aprender los puntos a través de dos páginas, principalmente, gracias a sus vídeos que podía poner una y otra vez (tienen más paciencia que una madre) y a sus gráficos. Especial mención a la señora Esperanza Rosas de Tejiendo Perú y a la página de Lanas y Ovillos.

Como puntos básicos para tejer amigurumis tendremos la cadeneta, el anillo mágico, el punto bajo, el punto enano, la reducción y el aumento. A continuación intentaré describir el procedimiento para realizar cada uno de estos puntos básicos.

Finalmente me gustaría recopilar aquí los nombres, abreviaturas y símbolos usados para los amigurumis en otros idiomas, empezando por las diferentes maneras de llamar una misma cosa en español y en inglés, ya sea en Europa o en América.

Cogiendo el ganchillo

Pese a llevar viendo tejer a mi madre y otras señoras de mi entorno toda la vida,  yo no estaba muy segura de cómo coger el ganchillo siquiera. Al menos hasta hace nada no sabría ni cómo describirlo para que otro lo haga. Después de ver muchos vídeos y por pura comodidad, adopté de manera inconsciente una manera de cogerlo que se podría definir “como un lápiz”, de modo que queda el ganchillo entre el pulgar y el índice de la mano derecha. Por la izquierda hacemos que corra el hilo mientras vamos dando forma a la labor.

Un nudo corredizo

Nada más comenzar haríamos un nudo corredizo, a unos centímetros del extremo de la hebra hacemos un bucle, dejando que el resto del ovillo quede detrás de esa lazada. Introducimos el gancho dentro del bucle, enganchamos el hilo que viene del ovillo y lo pasamos por dentro. Estiramos y ya tenemos en el gancho ese primer punto. A partir de aquí empezaríamos a hacer una cadeneta.

Una cadeneta

Es el principio de toda labor en ganchillo, aunque para los amigurumis la mayor parte de las tareas comienza con un anillo mágico. Para la cadeneta partimos de ese primer punto o nudo corredizo, recordemos que tenemos una lazada alrededor del ganchillo y el hilo que viene del ovillo colgando a continuación. Deslizamos suavemente por ese bucle el ganchillo, cogemos la hebra que cuelga desde el ovillo y la pasamos por el centro de nuestro bucle, una y otra vez. De este modo vamos creando una cadena de bucles que nos servirán de base para los siguientes puntos en una labor. A la hora de contar las cadenetas que llevamos hechas, no tendremos en cuenta ese nudo corredizo.

El anillo mágico

No estamos hablando del anillo único, aunque en cuanto a amigurumis sí que va a controlarlos a todos. Para recrearlo lo mejor es ver un vídeo que nos muestre por dónde estamos pasando. Intentaré describir el procedimiento lo mejor posible, así que ¡vamos a echarle imaginación!

Partimos del hilo tal cual, sin el nudo corredizo ni las cadenetas de las que hemos estado hablando en los párrafos anteriores. Damos una vuelta a la hebra alrededor de nuestro dedo índice izquierdo, dejando el extremo por debajo y la hebra que viene del ovillo por encima, metemos suavemente el gancho en el bucle sin perder la forma, enganchamos desde dentro por encima el hilo que viene del ovillo (y que pasa por encima de nuestro bucle inicial) y lo pasamos por dentro del bucle ligeramente hacia arriba y sin perder la forma del anillo inicial. Tenemos ahora un ocho con el anillo de abajo en nuestros dedos y el anillo superior dentro del ganchillo. Desde este punto haríamos un nudo corredizo sobre el anillo de los dedos, cogiendo el hilo que viene del ovillo y tirando suavemente de el por dentro de nuestro segundo bucle, apretando con suavidad para no perder la forma. A partir de aquí haríamos los puntos bajos que correspondan a nuestro inicio.

Comenzando a tejer puntos bajos

Volvamos a la cadeneta sobre la que haremos nuestros puntos. Cada punto de ganchillo tiene dos lazadas por encima del punto. Si miramos atentamente a la cadeneta, veremos que cada cadena tiene una composición de tres hebras, de las cuales nos apoyaremos sobre dos de ellas al tejer cada nuevo punto. Ahora bien, pongamos por ejemplo una hilera de 10 cadenas más el bucle en torno al ganchillo, giramos con los dedos la cabeza del gancho hacia la segunda cadena contando desde el ganchillo, insertamos la cabeza del ganchillo bajo dos de las hebras que conforman el trío de la cadeneta, enganchamos el hilo que viene del ovillo y que cuelga desde nuestra mano izquierda y tiramos suavemente para pasarlo por el hueco que acabábamos de cruzar. Tendríamos en este momento dos bucles sobre el ganchillo, deslizamos nuestro gancho hacia el hilo que viene desde el ovillo, enganchamos y lo pasamos suavemente bajo los dos bucles de nuestro gancho. ¡Enhorabuena! Ése es ya nuestro primer punto bajo. Repetimos la operación en la siguiente cadena y a lo largo de los puntos de la cadeneta para obtener nuestra primera hilera de puntos bajos.

Puntos bajos dentro del anillo mágico

Retomamos aquí ese anillo mágico del que hemos hablado antes, hasta el momento en que hemos “atado” el bucle de nuestros dedos con un nudo corredizo. A partir de ahí tenemos un bucle en los dedos y otro en el ganchillo, el nudo nos sujeta la forma circular, de modo que tejer a partir de aquí los puntos bajos será más cómodo de lo que parece, ya que no se va a mover nada. Nos fijamos en el bucle inferior, el de nuestros dedos, veremos que a la izquierda de nuestro nudo corredizo hay dos hebras, las cuales serán las dos hebras sobre las que se sustentarán nuestros puntos. Giramos el ganchillo con los dedos para insertarlo dentro del círculo, hacia atrás, una vez ahí enganchamos el hilo que viene desde el ovillo y lo pasamos por dentro del anillo formando un segundo bucle sobre nuestro ganchillo. Pasamos la hebra que viene del ovillo por encima del ganchillo (como un tercer bucle) y tiramos de ella deslizándola por los dos bucles del ganchillo, apretamos suavemente y ya tenemos nuestro primer punto bajo dentro del anillo. Repetimos el mismo procedimiento las veces que sean necesarias, a menudo serán seis. En el momento en que tengamos nuestros puntos bajos, sacamos los dedos del anillo y tiramos suavemente del extremo del hilo que daba origen a nuestra labor, cerrando el círculo con un punto enano o bajísimo sobre el primer punto bajo que tejimos dentro del anillo.

El punto enano o raso o bajísimo o deslizado ¡Slip stitch!

El punto enano se caracteriza por no dar un “volumen” a la labor, ayudándonos a cerrar un círculo o deslizarnos a lo largo de una hilera de puntos. Otra de sus aplicaciones sería unir piezas de tejido, pero estamos con lo básico de modo que… imaginemos que partimos de una cadeneta de varios puntos, no importa cuantos.

Tenemos en el gancho un bucle y queremos unir un extremo con otro, de modo que introduciríamos el ganchillo en el punto de unión deseado (en las dos hebras de destino), cogemos el hilo que viene desde el ovillo, lo pasamos por esas dos hebras y a continuación por el bucle que teníamos en el ganchillo, de este modo hemos realizado la unión. En muchos casos la idea es pasar de un punto a otro sin crear volumen, de modo que seguiremos la hilera de puntos bajos (o de cadenetas) que tengamos como base y nos desplazamos tantos puntos bajos como sea necesario.

Aumentando puntos, el aumento

Un aumento consistiría en hacer crecer un punto más la labor sobre un punto ya existente. Es tan sencillo como hacer dos puntos bajos dentro del mismo punto de la hilera inferior, cogiendo para ello las dos hebras del punto en ambas ocasiones.

Disminuyendo puntos, la disminución

La disminución trata de restar puntos a la hilera inferior, tomando en uno los dos puntos siguientes de la hilera. Para ello recordemos que hasta ahora hemos cogido las dos hebras del punto inferior, en este caso también cogeremos dos hebras, pero las traseras de ambos puntos inferiores. Tendremos el bucle del punto anterior dentro del ganchillo más la primera y la segunda hebra trasera de los dos puntos inferiores siguientes también en nuestro ganchillo, cogemos el hilo que viene del ovillo y lo pasamos suavemente a través de las dos hebras inferiores, con lo que nos resultarán dos bucles dentro del ganchillo.  A continuación completamos el punto pasando el hilo que viene desde el ovillo a través de estas dos hebras.

¡Cuántos patrones chulos en otros idiomas!

Otro de mis objetivos tras esta introducción a los puntos básicos del ganchillo usados para tejer amigurumis es la de facilitar una tabla lo más completa posible de los nombres y abreviaturas, así como los símbolos utilizados, en otros idiomas. Esto es una absoluta juerga dialéctica, pero, ¡merece la pena!

 

 

¿Algo que comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s